Policía de la U.R. IV preso por abusar de una discapacitada

Un efectivo perteneciente a la U.R. IV fue detenido por un hecho de abuso sexual. Aún se encontraba en funciones pese a una condena anterior del año 2014.

Un efectivo perteneciente a la U.R. IV fue detenido por un hecho de abuso sexual. Aún se encontraba en funciones pese a una condena anterior del año 2014.

 

La Fiscal Marianela Luna, del Ministerio Público de la Acusación de Casilda, ordenó la detención el pasado martes del efectivo policial domiciliado en Bigand, sobre el cual pesa una denuncia por abuso sexual ocurrido a fines del mes de mayo, e incluso una condena anterior de ejecución condicional por un hecho similar en el año 2014.

 

Así el pasado jueves 29 de junio tuvo lugar en la Oficina de Gestión Judicial de Casilda la audiencia imputativa llevada adelante por el Ministerio Público de la Acusación en la cual se estableció la prisión preventiva para un efectivo de la Fuerza Policial de la U.R. IV por un hecho de abuso sexual hacia una mujer discapacitada que ocurrió a fines del mes de mayo del presente año, el abuso ocurrió dentro del comercio que el policía posee en su propia casa en la localidad de Bigand, un almacén; y del cual la víctima era vecina.

 

Lo particular de este caso es que ya en el año 2014 el mismo efectivo policial había incurrido en un delito similar hacia una menor, aunque agravado por el uso de su arma reglamentaria. Es decir, mientras se encontraba en funciones en la Comisaría de Villada abusó sexualmente de una adolescente de 14 años a la cual amenazó de muerte empuñando su arma en la cabeza, para poder llevar adelante su objetivo y que la joven sea su esclava sexual por algunas horas. Como otro agravante aún más de ese entonces, el hecho se produjo dentro de la propia Comisaría, en la habitación que posee para que “descansen” quienes están de turno.

 

Soy Policía, estoy en disponibilidad pero soy Policía. Afirmó este jueves el imputado ante la pregunta del Juez: ¿a qué se dedica?… Ratificando aún más que sigue perteneciendo a la U.R. IV pese a su condena del 2014 por otro hecho de abuso. Las autoridades policiales debían exonerarlo de la Fuerza ya con su primer condena, y no permitir que siga en funciones y cobrando durante tres años un sueldo del estado, afirmó una fuente cercana a la investigación.

 

Finalmente quedó detenido el Policía domiciliado en Bigand acusado de abusar, en su propia casa, de una vecina discapacidata.

Finalmente quedó detenido el Policía domiciliado en Bigand acusado de abusar, en su propia casa, de una vecina discapacidata.

 

En esa instancia intervino el Fiscal Merlo del MPA Melincué y el Juez otorgó, argumentando que no se había podido constatar el acceso carnal y que la figura sería la de un abuso simple agravado por ser personal policial y el uso de arma de fuego, una condena bajo la modalidad de condicional, por lo que el sujeto no fue tras las rejas. Aunque lo llamativo es que por haber sido condenado, más allá si de cumplimiento efectivo o ejecución condicional, por el sólo hecho de poseer una condena que incluso se dio en un juicio abreviado donde el imputado reconoció el hecho señalado, debía ser exonerado de la fuerza policial. Mediante un trámite administrativo, la Jefatura de la U.R. IV debía echarlo de la Fuerza, sin embargo, lejos de tal decisión siguió desempeñándose en sus funciones con el aval de todo cuanto jefe pasó por el “gran sillón” permitiéndole cobrar durante tres años su sueldo, sueldo obviamente que sale del bolsillo de cada uno de los ciudadanos que aportan sus impuestos al estado. Es decir, la superioridad le permitió trabajar en su rol de brindar seguridad a los ciudadanos, cuando en realidad estaba condenado por un abuso sexual, e incluso le pagaron su sueldo.

 

Hoy en el 2017 el mismo efectivo policial, en disponibilidad aunque aun perteneciendo a la Fuerza Policial de la U.R. IV, comete nuevamente otro abuso sexual; en esta oportunidad a una vecina de su barrio que se acercó a su almacén para comprar unos productos que su madre le había encomendado. La mujer de unos 30 años, que posee una discapacidad mental, ingresó al comercio propiedad del policía y éste la hizo pasar a un ambiente en la parte trasera donde tiene el depósito de mercaderías, allí la desnudó, la tomó por detrás con fuerza, y se desató la peor pesadilla para la joven. Algo habría interrumpido su plan y no logró concretar el acceso carnal, aunque sí el sometimiento a tocamientos y lesiones propias de la fuerza ejercida para intentar la violación.

 

Así, bajo la carátula de abuso sexual gravemente ultrajante, fue imputado este jueves Osvaldo Suviría en la audiencia celebrada en la Oficina de Gestión Judicial, donde la Fiscal Luna solicitó la prisión preventiva, pedido que fué concedido por la Juez de la Instrucción Penal Preparatoria, y donde el sujeto enfrentará ahora un nuevo proceso. Es decir, se le revoca la condena anterior y se suma todo en esta instancia penal.

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Todas las noticias de Casilda y la región en…