Jardinero reconoció haber asesinado a la remisera

La vivienda donde fue hallada muerta a golpes la remisera Cármen Rodríguez, sobre Sargento Cabral al 1800 de Casilda. El Fiscal refirió en la audiencia que las tareas de jardinería referidas en la causa, donde el homicida argumentó su violencia al no encontrar correspondido el pago de sus trabajos, no habrían sido concluidas y se desprende de la observación de los canteros del frente de la propiedad donde Lirusso se encontraba trabajando.

 

Esta mañana tuvo lugar la audiencia imputativa contra quien fuera autor confeso del crimen de la remisera de 69 años de la ciudad de Casilda. Héctor Armando Lirusso, de 68 años, quien se desempeñó hasta el año 2018 como empleado del Corralón Municipal de Casilda y actualmente realizaba trabajos de jardinería y limpieza de patios, fue detenido el pasado Viernes 6 de Septiembre cercanas las 14:00 horas en la vía pública; cercano al domicilio donde residía desde hace un tiempo con su actual pareja sobre calle San Lorenzo al 2400 de esta ciudad, domicilio que fue allanado por la PDI tras su detención logrando el secuestro de la bicicleta en que se habría movilizado Lirusso el día del asesinato, entre otros elementos de interés para la causa. En ese momento el detenido se quebró en llanto confesando la autoría del homicidio hacía la mujer de 69 años e incluso señaló que la había golpeado con un caño metálico que luego arrojó detrás de un sillón que se encontraba en el mismo garaje de la vivienda donde ocurrió el ataque.

 

El imputado refirió haber ido al domicilio de la víctima con la intención que ésta le pague un dinero adeudado en concepto de trabajos de jardinería realizados en su vivienda, aunque por otra parte la PDI señaló que del revelamiento practicado en el lugar se observó que dichas tareas se encontrarían inconclusas, detallando que sólo uno de los dos canteros existentes mostraban tareas de remoción de maleza reciente; no quedando del todo claro el arreglo económico que habrían acordado oportunamente. Aunque, volviendo a lo declarado espontáneamente por Lirusso cuando refirió haber provocado su muerte, éste insistió que Rodríguez no quiso pagarle lo adeudado por sus trabajos de jardinería.

 

Del detalle de los elementos secuestraros por PDI, el Fiscal Ehret mencionó prendas de vestir, entre ellas ropa de trabajo con manchas de sangre; las que fueron remitidas a laboratorio para el cotejo con las muestras levantadas del interior del garaje donde fue hallada muerta Carmen Rodríguez. Respecto del informe preliminar de la autopsia practicada en el Instituto Médico Legal de Rosario, los primeros adelantos señalaron que la muerte se produjo como consecuencia de los múltiples traumatismos de cráneo encefálicos graves.

 

Se atribuye a Héctor Armando Lirusso haber propinado golpes ocasionándole distintos hematomas mediante el uso de un caño cilíndrico de 66 centímetros de longitud, presentando en uno de sus extremos adosado un trozo de hierro formando una «T»; provocandole traumatismo de cráneo con heridas contusas en región fronto parieto temporal derecha, causándole estallido óseo y pérdida de masa encefálica ocasionándole la muerte a la Señora Carmen Rodríguez. Hechos ocurridos en fecha 5 de Septiembre de 2019, en el garaje del domicilio de la víctima en calle Sargento Cabral al 1800 de Casilda, entre las 15:30 y las 17:00 horas aproximadamente. Estos hechos se califican atribuidos como homicidio agravado por su comisión en el contexto de violencia de genero, Art 80 Inc 11 del Código Penal, lo que se denomina FEMICIDIO. En carácter de autor y consumado. Señaló el Fiscal Emiliano Ehret al inicio de la audiencia imputativa y de pedido de prisión preventiva.

 

Momento en que el acusado de femicidio era trasladado a la alcaidía Casilda, luego de la audiencia imputativa en la cual la Jueza Minetti ordenó una prisión preventiva de 90 días para Héctor Lirusso mientras Fiscalía y PDI continúan con una serie de medidas en el marco de la investigación iniciada por el asesinato de la remisera.

 

Respecto de la investigación que condujo a la detención del tercer sujeto, quien finalmente resultó ser el autor del crimen, todo comenzó entre otros puntos con diversas declaraciones de vecinos y allegados a la víctima, quienes señalaban a un hombre que solía frecuentar tiempo atrás el domicilio en una bicicleta azul, de allí en más y a raíz de figurar en el teléfono celular de la remisera una llamada efectuada hacia uno de sus contactos de agenda que coincidía en identidad con la indicada por allegados a la víctima, resultó la detención preventiva, y hasta tanto avance la investigación, de dos hombre de barrio Alberdi. Uno de ellos por figurar en los contactos de las últimas llamadas realizadas por Cármen Rodríguez antes de su muerte, aunque éste nunca la habría atendido, y el otro simplemente por reunir una serie de características similares a las de su vecino casa de por medio, tal lo manifestó el propio Fiscal Ehret durante la audiencia. En referencia a estos dos hombres detenidos en la mañana del viernes, inmediatamente el día domingo recuperaron su libertad al comprobar que nada tenían que ver con el fatal desenlace y que el real homicida era quien fuera detenido en horas tempranas de la tarde del mismo viernes inmediato al hecho. Tal detención, de quien resultara luego asesino confeso, se dio gracias a un testimonio clave que ubicó en tiempo y espacio al jardinero, incluso identificándolo con nombre y apellido, en el domicilio de calle Sargento Cabral al 1800, junto a quien luego fuera hallada muerta. Si bien testimonios anteriores también habían referido la presencia del jardinero en el lugar, ninguno lograba identificarlo; varios señalaron a un hombre que realizaba limpieza de patios y canteros, de ojos claros, con ropa de trabajo, aunque sin poder determinar su nombre. El rápido avance de la investigación que llevó adelante tanto PDI como la propia Fiscalía Casilda, representada por el Fiscal Emiliano Ehret y Marianela Luna, como así también todo el equipo de trabajo del MPA Casilda que permaneció activo desde la noche del jueves y durante toda la madrugada de viernes, logró plasmar la declaración concreta y puntual de dos testigos que, si bien no vieron el momento del desenlace, pudieron mencionar que la víctima discutía en la vereda de su casa con Lirusso durante la tarde del jueves. Con dichas declaraciones, sumado a otros elementos con los que contaba PDI, el Juez ordenó la detención y allanamiento para Héctor Lirusso, orden que concretó rápidamente la PDI, a cargo de Cristian Fabiani, en la zona de calle Las Heras y Roca de Casilda.

 

Respecto del hallazgo del cuerpo sin vida todo comenzó con la preocupación de los choferes de remis de las dos unidades pertenecientes a Carmen Rodríguez, los que cuentan en sus declaraciones haber intentado comunicarse en la tarde del jueves y no haber tenido respuesta alguna, pensado en un primer momento que estaría ocupada realizando trabajos de limpieza en su patio. Ya entrada la noche y continuando sin respuestas por parte de Carmen hacia los insistentes llamados de sus choferes, uno de ellos decide ir junto a una de las telefonistas de la remisería hacia su domicilio, incluso mientras tanto dieron aviso al 911. Al llegar sus choferes al domicilio de Rodrigez advierten que ya estaba presente el Comando de la UR IV en el lugar, aunque les refieren no haber ingresado todavía, a pesar de encontrarse con la puerta del frente entreabierta. Así, fue la propia empleada de la remisería quien decidió entrar con la linterna de su celular en mano, ya que la casa estaba con todas sus luces apagadas, y en un momento salió llorando manifestándole a la Policía que había encontrado a Carmen tirada en el piso del garaje sobre un gran charco de sangre. Allí entonces ingresó el personal del 911 y constató el hallazgo del cuerpo, dieron aviso al SIES 107 y a su llegada los médicos confirmaron su muerte. La víctima presentaba a simple vista un violento golpe en la cabeza, con fractura de cráneo y pérdida de masa encefálica.

 

Se trató de una muerte muy violenta, en un contexto de violencia de género, donde el agresor la golpeó de manera reiterada y la remató con varios golpes en la cabeza, describió el Fiscal Ehret como argumento de la solicitud de prisión preventiva sin plazo debido a la complejidad del caso.

 

La Fiscalía, representada en dicha audiencia por Emiliano Ehret y Marianela Luna, solicitaron la prisión preventiva por el plazo de ley, es decir por tiempo indeterminado hasta tanto se continúen con todas las medidas pendientes relacionadas con la causa de femicidio que investigan. La Jueza Mariel Minetti dio lugar a la presión preventiva efectiva aunque con un plazo de 90 días; transcurridos los mismos deberá solicitarse, en caso de ser necesario, una prórroga de dicha medida. El hecho fue caratulado como Homicidio Doloso Calificado.

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


También te podría gustar...

ANUNCIO