Recibió una condena efectiva en un hecho de lesiones por violencia de género

Miguel Adan Schmittlein, de 53 años, fue imputado y acusado por Fiscalía por los delitos de lesiones graves calificadas por violencia de género y amenazas simples. El Juez Paretto lo condenó a una pena de tres años de prisión efectiva.

Miguel Adan Schmittlein, de 53 años, fue imputado y acusado por Fiscalía por los delitos de lesiones graves calificadas por violencia de género y amenazas simples. El Juez Paretto lo condenó a una pena de tres años de prisión efectiva.

 

Es un hecho de lesiones donde un hombre causó heridas con un hacha a una mujer. Se trató de un caso donde afortunadamente no estuvo en ningún momento en peligro la vida de la víctima, e incluso la mujer había sido dada de alta a las 24 horas de haber ingresado al Hospital aquella madrugada del 17 de octubre de 2016. Es una hecho donde habitualmente la Justicia suele imponer penas bajas, de sólo algunos meses, y en esta oportunidad el Juez optó, para bien, por una pena efectiva bastante alta y de cumplimiento efectivo, a una persona que no contaba con antecedentes, donde es habitual que la pena otorgada sea de ejecución condicional.

 

La Fiscalía se mostró conforme en relación a que la pena sea efectiva, porque el imputado no contaba con antecedentes y podrían haber incurrido en una condena de ejecución condicional. Además se lo condenó por los delitos que la Fiscalía acusó, inlusive manteniendo el agravante sobre las lesiones por violencia de género, donde no es habitual que los jueces las mantengan ya que se suelen pedir una serie de requisitos que no siempre se dan en todos los casos. Por tal, frente a un hecho de lesiones donde no estuvo en peligro la vida, es satisfactorio el hecho de la condena efectiva dispuesta por el Juez, siendo incluso que el acusado no contaba con antecedentes. El que sea “efectiva” influye en que si esta persona a futuro tiene algún otro delito, por más mínimo que sea, tiene que ir preso. Por el contrario, si sólo hubiera contado con una condena condicional, en caso de reincidir estaría sujeto a lo que se resuelva oportunamente.

 

El hecho se remonta a lo ocurrido un 16 de octubre del año 2016, aproximadamente momentos antes de las doce de la noche, donde se acusó a Miguel Schmittlein de haber amenazado a una mujer de 42 años manifestándole “te voy a matar”, para luego agredirla con un elemento filocortante tipo hacha, tras mantener una discusión y amenazarla de muerte, causándole múltiples lesiones entre las que se destacan traumatismo facial con heridas cortantes en región frontal y parietal izquierda con sutura; herida cortante en región del labio superior izquierdo de un centímetro de longitud, desde la base de la nariz hasta el labio inferior comprometiendo la mucosa yugal, determinándose las mismas como graves atento haberle causado una deformación permanente del rostro, ameritando su internación, y determinado su incapacidad laboral por más de 35 días, todo ello en un ámbito de evidente sometimiento, hostigamiento y violencia de género contra la mujer.

 

El Juicio comenzó el pasado 31 de Julio, en la sede Casilda de la Oficina de Gestión Judicial. La producción de prueba se extendió por un término de 4 días, los alegatos finales tuvieron lugar el pasado 6 de Agosto y la resolución del mismo se dictó este 9 de Agosto. Intervino como Juez el Dr. Carlos Paretto, como Fiscal la Dra. Marianela Luna del MPA Casilda y la Dra. Eleonora Colussi, del equipo de litigación penal de la Fiscalía; por la Defensa la Dra. Evangelina Bonacalza del Sistema Público de la Defensa y Dra. Florencia Lucci del equipo de litigación penal de la defensa.

 

La Fiscalía solicitó una pena de 4 años de prisión efectiva. El fallo estableció condenar a Miguel Adan Schmittlein como autor penalmente responsable por los delitos de lesiones graves calificadas por violencia de género y amenazas simples, ambos en concurso real; a la pena de tres años de prisión efectiva y costas del proceso. (ART. 90 en función del 92 y del 80 inc. 11, 149 bis, 45 y 55 del Código Penal). (ART. 333 y 161 del C.P.P; ART. 95 de la Constitución de la Provincia de Santa Fe y ART. 18 de CN.)

 

Respecto de la pena impuesta, a Schmittlein se lo condena por todos los delitos que la Fiscalía lo acusó, inclusive con los agravantes por violencia de género. Posteriormente al dictado del fallo dispuesto por el Juez Paretto, sabiendo que era una condena efectiva de tres años, la defensa pública solicitó la libertad condicional y el Juez fijó ciertas pautas y reglas haciéndole lugar a dicha solicitud por cumplir con los requisitos que solicita la Ley. Al no contar el condenado con un domicilio fijo, la Municipalidad de Casilda se hizo cargo de otorgarle un lugar en el Hogar de Ancianos de Chabás y así fijar allí su domicilio.

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


También te puede interesar...

ANUNCIO