“Un héroe sin capa”… El Guardavidas que salvó a un niño asfixiado

 

Había mucha gente reunida en un sólo lugar y me acerqué a mirar que pasaba, le presté atención a esa situación, miré y había un chico agachado y le pegaban en la espalda. Cuando me acerco donde estaba el veo que se agarraba con las dos manos el cuello, se agachaba, quería llorar pero no emitía sonido, le pregunto su nombre y no me responde y lo pellizco para ver si respondía y tampoco responde… Entonces automáticamente me di cuenta que estaba atragantado con algo, tenia la vía aérea completamente obstruida. Recordé esa maniobra de que la habíamos dado en el curso y lo di vuelta, lo agarré, actué y le hice la maniobre de “Heimlich” y automáticamente él vomitó y largó un caramelo que le tapaba la vía aérea y volvió a respirar, contó el Guardavidas en diálogo con día7.

 

Se trata de una historia con final feliz, que ocurrió en la ciudad de Rosario, de la mano de un joven Guardavidas de la vecina localidad de Bigand. Se trata de César Cabrera, quien se encontraba caminando por las calles de Rosario junto a un amigo cuando advirtió que algo pasaba en la esquina de Maipú y San Lorenzo, de Rosario.

 

"El niño abrazó a la madre, la madre me ve, me da las gracias y me da un beso y me fui, como que no caí de lo que había hecho. Fue todo muy rápido". finalizó César.

“El niño abrazó a la madre, la madre me ve, me da las gracias y me da un beso y me fui, como que no caí de lo que había hecho. Fue todo muy rápido”. finalizó César.

 

El niño abrazó a la madre, la madre me ve, me da las gracias y me da un beso y me fui, como que no caí de lo que había hecho. Fue todo muy rápido. Ahora me arrepentí de no haberle preguntado el nombre. Gracias a Dios el nene está bien., finalizó César.

 

La Maniobra de Heimlich: La asfixia ocurre cuando un objeto o la comida se atascan en la garganta o la tráquea, y obstruyen el flujo de aire. Si se obstruye el flujo de aire, la asfixia puede ser una emergencia médica y necesita atención urgente. El síntoma principal es la incapacidad para respirar o hablar. Es posible que se presente tos concomitante. En los casos graves, la piel puede adquirir una coloración azulada. Para eliminar el objeto atascado, otra persona debe alternar entre golpear cinco veces en la espalda entre los omóplatos y presionar cinco veces en el abdomen (la maniobra de Heimlich).

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

ANUNCIO