Salvaje “civilización” colgó a un perro…

  • Perro Colgado Ahorcado
    Lugar donde apareció un perro muerto, colgado de un árbol con un lazo de soga al cuello; en un monte rumbo al Área Industrial de Casilda.
  • Perro Colgado Ahorcado
    Lugar donde apareció un perro muerto, colgado de un árbol con un lazo de soga al cuello; en un monte rumbo al Área Industrial de Casilda.
  • Perro Colgado Ahorcado
    Lugar donde apareció un perro muerto, colgado de un árbol con un lazo de soga al cuello; en un monte rumbo al Área Industrial de Casilda.
  • Perro Colgado Ahorcado
    Lugar donde apareció un perro muerto, colgado de un árbol con un lazo de soga al cuello; en un monte rumbo al Área Industrial de Casilda.
  • Perro Colgado Ahorcado
    Lugar donde apareció un perro muerto, colgado de un árbol con un lazo de soga al cuello; en un monte rumbo al Área Industrial de Casilda.
  • Perro Colgado Ahorcado
    Lugar donde apareció un perro muerto, colgado de un árbol con un lazo de soga al cuello; en un monte rumbo al Área Industrial de Casilda.
  • Perro Colgado Ahorcado
    Lugar donde apareció un perro muerto, colgado de un árbol con un lazo de soga al cuello; en un monte rumbo al Área Industrial de Casilda.
  • Perro Colgado Ahorcado
    Lugar donde apareció un perro muerto, colgado de un árbol con un lazo de soga al cuello; en un monte rumbo al Área Industrial de Casilda.

 

El triste cuadro podía observarse a escasos metros del sendero que conduce hacia el Área Industrial de Casilda, paralelo a Ruta 92, desde la continuación de calle Buenos Aires hacia el Aero club Casilda, con sentido hacia Los Molinos, a unos cien metros de la abandonada residencia de ancianos Avelino Lottici.

 

Quiero contarte que volví de caminar con una pena muy grande porque no entiendo cómo puede haber gente tan mala, tan dañina… Por el caminito que va al Área Industrial antes de llegar al viejo “Lottici”, colgaron a un perro de una planta. Es un perro grande, lo ahorcaron. En dirección al árbol donde cuelga el perro hay sobre el camino un poste blanco con una franja celeste. Desde la ruta no se ve porque está del otro lado del alambrado y hay ramas que hacen que no se vea de lejos… Expresaba un mensaje de WhatsApp enviado al medio por la mujer que salió a caminar para realizar actividad física y se topó con ese panorama.

 

Un matrimonio salió a caminar este sábado por la mañana, entre las 7:00 y las 8:00 de la mañana, y tras su paso por el camino de la bicisenda que lleva al Área Industrial, y con la particularidad de notarse un hueco en medio de la vegetación que acompaña al sendero, yendo en sentido a Los Molinos, ven sobre su derecha hacia el lado del campo a un perro de gran tamaño. A primera vista parecía estar en dos patas mirando hacia arriba de algún árbol como cual mascota intenta atrapar o marcar alguna presa. Aunque en realidad estaba suspendido de una soga de algodón, blanca, prolijamente atada a un árbol. A simple vista sólo podía apreciarse una pequeña lastimadura en la cabeza del perro, que colgaba de una altura aproximada de 1,50 metros. El animal tenía aspecto de ser cruza con Ovejero Alemán. La soga estaba sucia en la parte del lazo al cuello y en unos 40 cm por encima de éste, donde luego parecía empalmarse con otro tramo de soga, a la vista nueva y bien blanca, limpia, que se anudaba prolijamente al árbol. Nada más en el lugar, sólo vegetación en torno a ese lugar puntual y a unos pocos metros un extenso campo con tierra labrada. Ya sobre la margen que da a la banquina de Ruta 92, a unos 10 metros del árbol donde colgaba el perro, un gran pino que en su base emplaza a un santuario del “Gauchito Gil”.

 

Cuando vas de acá (centro) para allá (Aeroclub) se ve clarito. Nosotros cuando lo vimos, yo pensé, que estaba esperando algo de arriba de la planta, si yo le dije (a mi marido) mira ese perro que grandote debe estar por agarrar a un gato o algo, pero seguimos caminando. Después lo que nos llamó la atención a la vuelta que no salió ningún perro a torearnos o a atacarnos como ahí en el área del hogar protegido municipal que hay dos o tres perros que enseguida nos torearon porque nos ven caminando y entonces ahí fue que nos asomamos, desde el alambrado nada más, ni siquiera se nos ocurrió de mirar más adentro porque tenía miedo que estén por ahí adentro… Contó la mujer que caminaba junto a su esposo cuando vio al animal muerto con la soga al cuello.

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

ANUNCIO