Conocé la abuela que con 100 años vive sola y trabaja

 

Con una memoria intacta, esta abuela de 100 años, recuerda cada etapa de su vida, su niñez, su adolescencia, cada momento, su juventud, su matrimonio, los sacrificios por sobrevivir en un país como Argentina… Su esposo sólo la acompañó a su lado 38 años, ya que en 1975 falleció por una afección cardíaca.  Su nombre es Zulema Dentesano de Rafaldi, vive en la vecina localidad de Pujato y su relato es como viajar en el tiempo, aunque con los pies puestos en el “hoy”. Nos recibió en su casa, sin bastón, sola, un miércoles a las ocho y media de la noche, y entre fotos viejas y charlas nos compartió un gran tesoro; nos mostró que con fuerza de voluntad todo se puede… “yo he visto a las montañas moverse”, contaba entre risas.

 

Zulema, la modista que aún cose a pesar de haber festejado ya sus 100 años. "El trabajo es salud", dice Zulema Rafaldi y cada mañana se sienta y enhebra la aguja de su máquina a pedal.

Zulema, la modista que aún cose a pesar de haber festejado ya sus 100 años. “El trabajo es salud”, dice Zulema Rafaldi y cada mañana se sienta y enhebra la aguja de su máquina a pedal.

 

Me quedé sola, fue muy terrible para mi eso. Porque yo tuve 38 años de matrimonio que no hay dinero que cubra esa felicidad, mi marido no me quiso… me adoró… como yo a él. Trabajamos los dos juntos siempre, siempre, siempre. Yo cuando él tenía que entregar los muebles, que había que cepillarlos bien con lija, antes era todo a mano, y el me llamaba, -viene el camión a buscarlos, ¿me podés ayudar?- y yo me ponía los guantes y lo ayudaba. Y él a la noche se ponía el dedal y me ayudaba a “picar” las solapas porque no había la tela de pegar con la plancha… Él había aprendido a hacerlo que parecía hecho a máquina…

Por algo hace más de 42 años que me quedé siempre sola y tranquila, y agradeciendo a Dios y la Virgen de Lourdes que me pusieron en el camino de la Fe y el trabajo. La madre Teresa de Calcuta dijo, la distracción mas grande es el trabajo… y que gran verdad…, cuenta Zulema mientras saca cuentas que lleva ya más años sola que los que compartió con su marido en vida, y así llegó a cumplir los 100 años… y sigue con un gran espíritu y fuerza interior.

 

Tiene 100 años y no tiene arrugas. Es de la localidad de Pujato y está dispuesta a contarle el secreto a otras mujeres.

Tiene 100 años y no tiene arrugas. Es de la localidad de Pujato y está dispuesta a contarle el secreto a otras mujeres.

 

Es increíble su fuerza interior, por eso elegimos su testimonio para compartirlo en el mes de la Mujer. Gracias Zulema por regalarnos parte de su historia.!!! Dedicale unos minutos a la gran historia de vida de esta Mujer y mirá el video!

Compartir en:

1 Respuesta

  1. Celia Terraneo dice:

    Es admirable la salud de esta sra.- Con esa edad estar asi -Es una gracia de Dios!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

ANUNCIO