Billetera mata medio ambiente… (y la gente sobrevive como puede)

 

Más de 3 km de aguas teñidas de blanco en el cause del Canal Candelaria, Casilda, dejando a su paso un olor nauseabundo.

 

Las aguas del Canal Candelaria, de Casilda, bajas turbias y todos miramos hacia otro lado. Funcionarios que dicen no tener poder para tomar algún tipo de medida, empresarios que «lavan» sus culpas en la misa del domingo, Doña Rosa que se asombra pero también calla, y todo sigue igual… No en vano muchas industrias se ubican linderas a un curso de agua, como si fuese el método natural más económico para deshacerse de los «residuos» que generan, y así podemos señalar un sinnúmero de rubros; desde metales pesados, ácidos, aceites, pasando por fuertes agroquímicos que llegan vía clandestina, adulteración de por medio, a ser parte también del problema; hasta amoníaco, sangre y materia orgánica, entre otros.

 

Las industrias vierten sus desechos sin tratar aprovechando su cercanía al curso de agua… Sabiendo que todos «mirarán» hacia otro lado…

 

Sólo cabe recordar que en Santa Fe tenemos, al menos por unas semanas más, una «ingeniera» a cargo de la dirección provincial de medio ambiente; sin embargo, estamos a la deriva en tema de protección ambiental… Es la ley de la selva, del sálvense quien pueda. Empleados de multinacionales contando los días que les quedan antes que la muerte les toque el timbre, quietos, estáticos, inmovilizados dentro de sus casas víctimas de la avaricia del mal llamado «ser humano». Abogados que se suman al juego, trabajadores tirados donde la ART ni siquiera está al tanto, las horas pasan y el intervalo de vida Se achica, y todos estamos en peligro… ¿Quién controla a los que nos matan lentamente?… ¿Cuál es el tope de la ambición?… ¿Hasta dónde el poder por sobre la vida?…

 

El camino de la impunidad… Así corre el agua contaminada de un extremo a otro del arroyo, atravesando toda la ciudad sin que nadie dimensione el grave problema.

 

Jueves 14 de Noviembre, 22:30 horas, puente sobre Bv. 25 de Mayo y Canal Candelaria, un grupo de personas se sumergen hasta la cintura en las malolientes aguas del Canal Candelaria para poder sacar con red algunos bagres y moncholos… el olor es nauseabundo. A la vista el curso de agua se ve teñido de blanco, hace ya varios días, e incluso la mancha viene desde aguas arriba, antes del ingreso del Canal a la zona urbana. Los peces son atrapados en las redes y sus escamas también se ven manchadas de blanco, mientras tanto una pareja intenta con su caña lograr un pique desde lo alto del puente… Todos saben de las condiciones del agua, aunque sostienen que algo tienen que poner en su mesa para comer y continúan con sus prácticas más allá de las posibles contaminaciones…

 

¿Grieta o ilusión?… ¿Ferrari o bicicleta?… ¿Sushi o bagre?.

 

Familias buscan un plato de comida en los peces del Candelaria, la necesidad es más fuerte que la contaminación y el miedo.

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


También te podría gustar...

ANUNCIO