La desidia de los más de 15 años de la mal llamada “Asesora” Forestal

  • Árbol Caído Casilda
    Árbol caído tras fuertes vientos en Terminal Ómnibus Casilda.
  • Árbol Caído Casilda
    Árbol caído tras fuertes vientos en Terminal Ómnibus Casilda.
  • Árbol Caído Casilda
    Árbol caído tras fuertes vientos en Terminal Ómnibus Casilda.
  • Árbol Caído Casilda
    Árbol caído tras fuertes vientos en Terminal Ómnibus Casilda.
  • Árbol Caído Casilda
    Árbol caído tras fuertes vientos en Terminal Ómnibus Casilda.
  • Árbol Caído Casilda
    Árbol caído tras fuertes vientos en Terminal Ómnibus Casilda.
  • Árbol Caído Casilda
    Árbol caído tras fuertes vientos en Terminal Ómnibus Casilda.
  • Árbol Caído Casilda
    Árbol caído tras fuertes vientos en Terminal Ómnibus Casilda.
  • Árbol Caído Casilda
    Árbol caído tras fuertes vientos en Terminal Ómnibus Casilda.
  • Árbol Caído Casilda
    Árbol caído en San Martín al 2200, Casilda.
  • Árbol Caído Casilda
    Árbol caído en San Martín al 2200, Casilda.
  • Árbol Caído Casilda
    Árbol caído en San Martín al 2200, Casilda.
  • Árbol Caído Casilda
    Árbol caído en San Martín al 2200, Casilda.
  • Árbol Caído Casilda
    Árbol caído en Terminal de Ómnibus Casilda.

 

Si bien las tormentas que se desatan hoy día no son las mismas de años atrás, los vientos soplan con más fuerza y las lluvias no dan tregua, hoy Casilda paga las consecuencias de lo que en su momento fue una desidia y abandono total en un plan de mantenimiento forestal de la ciudad.

 

La entonces mal llamada “Asesora” Forestal Ing. Liliana Álvarez de la Municipalidad de Casilda, que se desempeñaba en tal área, nunca mostró condiciones para ocupar tal lugar; sin embargo siguió durante varios mandatos en su puesto quizá “amparada” ante algún “favor” político. Después de muchos años de ineficiencia e ineptitud para desempeñarse en tal cargo, la desplazaron “premiándola” con el nombramiento político de un alto cargo dentro del Ministerio de Medio Ambiente del Gobierno de Santa Fe, pese a no contar con un currículum donde quede de manifiesto su capacidad para tal desempeño.

 

Hoy vemos en la ciudad como decenas de árboles añosos ponen en peligro la vida de las personas que transitan por la calle, muchos de estos en su momento con expedientes para ser reemplazados por los daños que causaban las grandes raíces dentro de las viviendas, y ante la negativa de la “asesora” forestal para ser reemplazados, los frentistas optaron por “cortar” sus raíces, lo que los convirtió en un peligro latente, ahora ya no son árboles añosos y hasta algunas veces apolillados, sino que ya no tienen sustento al suelo porque sus raíces fueron cortadas.

 

Copas gigantes, ramas que hasta llegaron a perjudicar las líneas de alta tensión, sin embargo la “Asesora” continuó durante todo su mandato en su inamovible decisión de no reemplazar casi ningún ejemplar. Hoy Casilda sigue pagando las consecuencias de no haber tenido gente idónea para llevar adelante un adecuado plan forestal.

 

Por lo tanto es preferible pararnos al sol, y no debajo de las impredecibles sombras de los árboles Casildenses.

 

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

ANUNCIO