Buscan Tarotista trucha prófuga luego de una estafa millonaria en Casilda y región

Una falsa "Parapsicóloga" le cobró 400 mil pesos a un hombre para intentar "regresarle" al amor de su vida.

Una falsa “Parapsicóloga” le cobró 400 mil pesos a un hombre para intentar “regresarle” al amor de su vida.

 

La “manochanta” falsa parapsicóloga tenía base en Casilda. Había logrado alquilar una casa de familia bajo el engaño de su esposo, que manifestó al dueño de la propiedad ser ingeniero de una empresa chilena que estaba trabajando en una gran obra en Rosario y que les costaba mucho dinero alojarse en hoteles. Es así que el dueño del inmueble le habría alquilado, contrato de por medio, por un lapso de 2 años y cobrando por anticipado los dos primeros meses. Para sorpresa de éste, los panfletos que circularon por la calle en los primeros días en que los presuntos “ingenieros” desembarcaron en Casilda llevaban en el zócalo la dirección de su casa y hasta incluso el número de teléfono fijo de esa propiedad como contacto para aquellas personas que quisieran una consulta de “tarot”. Entre otras cosas el anuncio estaba enfocado a problemas de pareja, recupero del ser amando, impotencia sexual, problemas laborales y hasta incluso mencionaba “trabajos” para mejorar los rindes en los campos. Sin duda un amplio abanico que apuntaba a llegar a todas aquellas personas que, atravesando uno u otro problema, pudieran caer en sus manos, donde lo primero que este matrimonio haría sería dejarlos en “las ruinas” y “sacarles” todo el dinero que más pudiesen, de allí se deduce que en verdad eran “INGENIEROS”, que iban a utilizar todo su “ingenio” para marcharse con la mayor cantidad de efectivo posible…

 

Así, una de las primeras denuncias formales la radicó un hombre de unos 40 años ante la Comisaría 4ta de Chabás, quien tras anoticiarse de los supuestos poderes de la “tarotista” no dudó en invertir todos sus ahorros para intentar recuperar el amor de su vida, que desde hacía ya un tiempo se había distanciado de su lado. Así el hombre invirtió consulta tras consulta unos 400 mil pesos y ya en las últimas instancias, cuando había agotado todos sus recursos monetarios y hasta incluso los del lugar para el cual trabajaba como administrador, intentó contactarse con Lucía la mentalista y ésta ya no le respondió, no logró ubicarla y empezó a sentir que “algo andaba mal” y decidió denunciar el hecho.

 

La denuncia movilizó una investigación a cargo del Ministerio Público de la Acusación de Casilda y su Policía de Investigaciones PDI, los que lograron contactarse con el dueño de la propiedad que los estafadores alquilaban en Casilda y éste manifestó que se habrían dado a la fuga; que más allá del contrato formal de alquiler que celebraron entre ambas partes, no tenía conocimiento de las prácticas que realizaba este matrimonio aparentemente chileno.

 

A raíz de conocerse en los medios de prensa la denuncia por la gran estafa en Chabás, fueron saliendo a la luz otros casos, aunque de cifras completamente diferentes pero llamativos por sus características. Una mujer mayor, que padecía dolores en sus piernas, decidió consultar a la “tarotista” en busca de un alivio. La consulta fueron dos sesiones de 600 pesos cada una y al margen de eso, en un momento la falsa “profesional” le advirtió que la próxima debía ir sola, sin compañía de nadie y hasta incluso llegó a preguntarle en qué parte de su casa guardaba dinero porque “tenía un mal que iban a tener que limpiar para que ella pudiera tener una vida más tranquila y sana…”

 

Hace tiempo que están en Argentina recorriendo las principales ciudades y haciendo este tipo de estafas. Uno de los celulares que portaban tenia característica de Villa Mercedes San Luis, aunque los DNI presentaban nacionalidad chilena. Aunque se presume que la documentación podría ser apócrifa y con datos de domicilios inexistentes para evitar ser identificados por la Policía. En Casilda se estima “trabajaron” unos 23 días, en los que se presume el monto de dinero logrado a través del engaño, la estafa y las falsas promesas fue superior al millón y medio de pesos argentinos. Los delincuentes se movilizaban en una pick up Nissan color gris, con un trailer, de los cuales no hay mayores detalles ya que en el hotel donde se alojaron previo a alquilar la casa, no les habrían tomado ningún tipo de dato sobre el vehículo, ni número de dominio, y las imágenes de las cámaras de seguridad de tal hotel ya fueron sobrescritas por el paso del tiempo.

 

Se presume que este hecho registrado en Casilda y zona guardaría relación con una pareja que durante el 2017 estuvo operando de manera similar en la localidad de San Lorenzo donde la “tarotista” se hacía llamar “Luciana”, concretando también estafas por abultadas sumas de dinero jugando con la desesperación de la gente en resolver sus problemas.

 

En Casilda, el supuesto “ingeniero” se registró en un hotel como Salvador Tapia; aunque a la hora de mostrar su DNI para el contrato de alquiler, su identidad decía ser Salvador Betancourt. También se presume que los DNI exhibidos fueran falsos. Hasta el momento no hay ningún registro de imágenes de ninguna cámara de seguridad donde pueda apreciarse la fisonomía de los “manochantas” prófugos. Sólo una descripción que aportó el dueño del inmueble que menciona al “ingeniero” de unos 55 años, delgado, de baja estatura, de cutis morocho, y su hijo más alto y de unos 30 años, mientras que de la “tarotista” no hay descripción.

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


También te puede interesar...

ANUNCIO