Asume en Casilda nuevo Jefe de Policía condenado por homicidio

El nuevo Jefe de Policía de la U.R. IV fue condenado por homicidio y hoy asume en Casilda para completar sus jerarquías antes de retirarse.

El nuevo Jefe de Policía de la U.R. IV fue condenado por homicidio y hoy asume en Casilda para completar sus jerarquías antes de retirarse.

 

Una vez más Casilda será cuna de la “falta de criterio” a la hora de designar la figura que debería representar la seguridad y velar por la prevención del delito. Este viernes, y después de reiterados cuestionamientos que fueran elevados a provincia desde las distintas esferas del poder político sobre el desempeño del hasta entonces Comisario Motta como Director General, llega el nombramiento de Claudio Blaser como autoridad máxima de la U.R. IV Casilda, Blaser estuvo preso en Coronda y fue condenado por homicidio en un Juicio Oral que tuvo lugar en córdoba en el año 2009, luego la cámara de segunda instancia lo absolvió por duda. Y así las autoridades de la cúpula policial lo reincorporaron para que pueda concluir su carrera y llegar al tope de jerarquía antes de retirarse. Es decir, el sillón de Jefatura del Departamento Caseros lo espera para completar su ascenso y poder jubilarse con el máximo salario… Pese a su historial y antepasados, hasta el momento el Poder Político no se opuso en lo más mínimo a tal nombramiento.

 

Blaser antes de desembarcar en Casilda estuvo desempeñándose como Jefe de Unidad en la localidad de Las Rosas, donde precisamente fue muy cuestionado por el sector político aparentemente por falta de transparencia en su gestión. Como segundo en la U.R. IV asumirá el Sub Director Luis Maldonado, del cual no trascendieron mayores detalles de su anterior desempeño. Maldonado viene desde el área de criminalística de Rosario.

 

Moyano no alcanzó a llegar. Blaser lo mató de un balazo en el cuello tras interponerse al paso del Fiat Duna que conducía el cordobés, a metros del lugar donde iba a estacionar y delante de la casa de sus padres.

Moyano no alcanzó a llegar. Blaser lo mató de un balazo en el cuello tras interponerse al paso del Fiat Duna que conducía el cordobés, a metros del lugar donde iba a estacionar y delante de la casa de sus padres.

 

El Homicidio

Según noticias de archivo publicada por el diario La Capital de Rosario, en el mes de Junio del 2009, Blaser fue llevado a Juicio y juzgado en la ciudad de Córdoba acusado del homicidio de Víctor Juan Moyano, un empleado de supermercado de 33 años al cual fue a buscar hasta su vivienda de la capital mediterránea con una orden judicial y la imputación de ser el líder de una banda de asaltantes que operaba en el departamento General López. Durante el Juicio también se puso en duda el accionar de los seis uniformados de la vecina provincia que acompañaron al acusado en el procedimiento y que en un primer momento parecieron querer encubrir el accionar homicida de su par santafesino, hecho del cual fueron testigos privilegiados.

 

Un 31 de mayo de 2007, poco después de las 7 de la mañana, Blaser llegó a Córdoba junto al oficial subayudante de la santafesina Damián Hugo Hoppeler. Acompañado de seis efectivos de la división Robos y Hurtos cordobeses fueron hasta la vivienda de Cochabamba al 2700, en el barrio Yofre Sur de la capital mediterránea, para detener a Víctor Hugo Moyano, ex jugador de fútbol del club Instituto y por entonces empleado de un supermercado. Todos los agentes iban de civil y llevaban una orden firmada por el juez de Instrucción de Venado Tuerto, Hugo Perassi. Al arribar, los policías fueron atendidos por la madre de Moyano, quien a esa hora ya se encontraba trabajando. La mujer, al ver la orden judicial llamó a su hijo y le pidió que fuera hasta la vivienda. Pero Moyano no alcanzó a llegar. Blaser lo mató de un balazo en el cuello tras interponerse al paso del Fiat Duna que conducía el cordobés, a metros del lugar donde iba a estacionar y delante de la casa de sus padres.

 

Fue un mocazo, dijeron los uniformados en el mejor lenguaje cordobés respecto de la acción de Blaser que derivó en el homicidio. Incluso, el jefe del operativo, comisario José Juárez, admitió haber estado cerca de su par santafesino al momento del disparo mortal y aseguró que no vio a Moyano con armas en sus manos.

 

Desde entonces, familiares y vecinos de Moyano sostuvieron que el muchacho fue víctima de un caso de gatillo fácil y que fue asesinado sin que mediara peligro alguno para el policía santafesino. Además, denunciaron que tras el crimen un agente cordobés plantó un arma junto al cadáver. Desde un primer momento el juez del caso, Esteban Díaz, desechó la hipótesis de la legítima defensa y la Cámara de Acusaciones (tribunal de alzada de la provincia) coincidió con esa visión ante la presentación hecha por el representante de Blaser. Es que no sólo hay 16 testigos que aseguraron en la instrucción de la causa que Moyano no estaba armado y que la pistola hallada junto a su cuerpo fue plantada por un agente cordobés, sino que también hay una pericia clave que indica que la vícitima estaba sentada frente al volante del Fiat Duna que conducía y que “hizo un movimiento defensivo hacia atrás cuando vio a Blaser efectuar el disparo mortal”.

 

 

Compartir en:

2 Respuestas

  1. Hugo dice:

    Q desastre, q panorama oscuro nos espera.

  2. Stella ruiz dice:

    Q.bien estás en esta ciudad de Casilda. Yo pregunto sarasola Sr.intendente. no piensa hacer nada sobre este caso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

ANUNCIO