Muerte por meningitis y “silencio” médico…

Una mujer de 68 años, de barrio Alberdi de Casilda, murió de meningitis en Sanatorio Primordial luego de permanecer 6 días internada sin diagnóstico.

Una mujer de 68 años, de barrio Alberdi de Casilda, murió de meningitis en Sanatorio Primordial luego de permanecer 6 días internada sin diagnóstico.

 

Un dramático caso médico ocurrió en la ciudad de Casilda la semana próxima pasada cuando una mujer de 68 años ingresó al Sanatorio Regional, de Grupo Primordial S.A., el sábado 19 de mayo, por un fuerte dolor en su hombro. Dolor que se le acrecentó a la paciente con el paso de las horas al punto de no poder soportarlo. Durante su paso por el “Regional” nada hicieron los “profesionales de la salud”, salvo colocarle calmantes para aliviar el dolor. Sus familiares discutieron en más de una oportunidad con los responsables del nosocomio por no encontrar personal de enfermería disponible para la atención de su madre cuando gritaba de dolor, estando casi en un estado de abandono médico.

 

Todos sabemos que el Sanatorio Regional es el lugar donde mandan a los pacientes a morir, sin intentar hacer nada de nada, es todo un negocio, afirmó uno de los hijos de la paciente al Director Médico del Grupo Primordial, Dr. Santiago Moragues, quien le negó tal situación y le expresó: Vos hablás así en caliente por la situación que les tocó.

 

Con su madre aún peor que como había ingresado, sus hijos siguieron intentando que alguien los escuche, que alguien haga algo por esa paciente de 68 años que ya no soportaba el dolor y hasta había perdido el conocimiento con el paso de los días. Una dosis excesiva de morfina que le habrían suministrado en Sanatorio Regional podría haber provocado una intoxicación por la cual las autoridades médicas decidieron, el miércoles 23 del corriente, su traslado a Primordial S.A., nosocomio que pertenece al mismo grupo de inversores que Sanatorio Regional.

 

Una vez ingresada a Primordial, y con su cuadro aún sin diagnóstico a pesar de haber transcurrido ya cuatro días, uno de los responsables médicos les explicó a sus familiares que no la ingresarían a terapia por la gran cantidad de virus presentes en dicha sala. Fue así que la dejaron en observación en una sala común junto a otros pacientes que gozaban dentro de todo de buen estado de salud.  Incluso su familia siguió visitándola, acompañada por sus niños, hasta el jueves 24 (es decir 6 días después de haber ingresado y donde aún nadie les había manifestado un posible diagnóstico), por supuesto sin llegar a dimensionar el riesgo de contagio al que se estaban exponiendo… cuando en realidad, según informó luego personal del nosocomio a sus hijos, la paciente padecía de un cuadro de meningitis. Al día de la fecha los directivos del sanatorio no le brindaron todavía la documentación de los estudios de la paciente fallecida.

 

"Siempre lo escuchaba de afuera hasta que me tocó vivirlo con mi madre, son inhumanos, vamos a ir hasta las últimas consecuencias para tratar de evitar más muertes por negligencia", afirmó uno de los hijos de la víctima.

“Siempre lo escuchaba de afuera hasta que me tocó vivirlo con mi madre, son inhumanos, vamos a ir hasta las últimas consecuencias para tratar de evitar más muertes por negligencia”, afirmó uno de los hijos de la víctima.

 

Previo al fatal desenlace, en uno de los últimos pedidos desesperados por parte de su familia para con los directivos del nosocomio a fin de poder determinar un diagnóstico sobre esta señora de 68 años que ingresó caminando con un fuerte dolor en su hombro y a menos de una semana se encontraba inconsciente y con respirador, el Director médico argumentó que el día martes habían intentado, en dos oportunidades, una punción para el estudio de meningitis aunque sin éxito “porque la paciente no colaboraba y se movía mucho”, sin haber llamado a un anestesista como debe de actuarse frente a tales casos. Siguieron corriendo las horas y la situación se fue agravando. El miércoles, una vez ya trasladada a Sanatorio Primordial lograron por la tarde hacerle la punción una vez que fuera ingresada a la sala de terapia intensiva, a esa misma sala que en un principio negaron por argumentar que había muchos virus y a su edad no sería oportuno, sin embargo la derivaron a terapia. Surgen así dudas sobre si en verdad era una cuestión de virus o si no habría plazas disponibles en su ingreso; y nuevamente aparece el Sanatorio Primordial en la mira tras muertes que quizá se podrían haber evitado, de no ser por negligencia o especulación netamente comercial.

 

Se perdieron cuatro días en los cuales ni siquiera intentaron saber cuál podría haber sido el diagnóstico… Sábado, Domingo, Lunes y Martes… cuatro días en los que ella estuvo sin atención, sólo le pasaban calmantes para el dolor y no se ocuparon nunca de intentar saber de dónde venía ese dolor… Contó uno de sus hijos en diálogo con día7 y al mismo momento la pregunta que surge casi de manera inevitable: ¿Podría estar hoy con vida de haber recibido la atención médica correcta y a tiempo frente a una supuesta meningitis leve, como dejaron entrever quienes estuvieron cercanos al caso?

 

Finalmente el día Viernes 25 de Mayo a la madrugada la paciente murió e inmediatamente desde el nosocomio pusieron en marcha el protocolo de profilaxis por meningitis, le suministraron unos inyectables a los niños allegados a la familia que estuvo en contacto directo con la paciente, mientras que a los adultos los medicaron con pastillas e incluso también al personal de la empresa fúnebre que intervino en el traslado del cuerpo. El funeral fue a cajón cerrado y por un corto lapso de tiempo, a los fines de extremar las medidas frente a un posible contagio, según le manifestaron a la familia desde la Dirección del Sanatorio. La sepultura se produjo ese mismo Viernes 25, a las 11:00 de la mañana en el Cementerio San Salvador de Casilda.

 

Según informó el Área de Salud de la Municipalidad de Casilda, a la fecha no fueron notificados por ningún efector de salud sobre la posibilidad de una muerte por meningitis, siendo que así lo establecen los protocolos de trabajo respecto de la obligación por parte de las clínicas y nosocomios, ya sean públicos o privados, de informar al área de salud cualquier hecho que pueda poner en peligro la salud de la población. E incluso surgió como corolario el tema de los casos de triquinosis ocurridos semanas atrás en Casilda y donde tampoco fueron informados al área de salud por parte de los directivos médicos.

 

La familia aún aguarda que desde el Sanatorio Primordial S.A. le brinden los detalles sobre qué tipo de meningitis fue la que contrajo la paciente que murió luego de permanecer una semana prácticamente abandonada por parte de los responsables médicos, quienes incluso luego de la muerte siguen evadiendo dar respuestas concretas.

Compartir en:

1 Respuesta

  1. Clau dice:

    Es importante informar para que la población tome medidas frente a esta situación. Negligencia total!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


También te puede interesar...

ANUNCIO